El uso de la grasa propia del paciente para remodelar diversas zonas del cuerpo frecuentemente se hace en conjunto con la liposuccion. Parte de la grasa puede absorberse necesitando reinyecciones.